lunes, 3 de agosto de 2015

La contención es la parte más importante del tratamiento, en el que se aseguran que los dientes no vuelven a su posición original. Existen diferentes tipos de aparatos. El personal cualificado decidirá cual es el más conveniente en su caso particular.

Los aparatos fijos, se aseguran con un metal detrás de los dientes, mientras los removibles se portan durante la noche y/o el día, estos se extraen durante las comidas y para una limpieza eficaz. Recuerde la importancia de esta etapa del tratamiento, sin llevar aparato, será difícil que los dientes queden parejos y alineados.

Vísite nuestro laboratorio de Zaragoza, mejore la mordida de su boca y luzca una sonrisa bien bonita tras la intervención estética.