domingo, 23 de junio de 2013

En general, el proceso de colocación de los implantes se da en dos fases:

Fase Quirúrgica:
En esta fase los implantes con colocados dentro de los huesos maxilares. Es un procedimiento muy
conservador en donde se hace una pequeña incisión en condiciones asépticas y tarda de una a
dos horas, se realiza bajo anestesia local, o en algunos casos con sedación. La recuperación
postoperatoria es muy sencilla y las molestias se controlan con analgésicos y antiinflamatorios
tomados. En los casos en que es necesario regenerar hueso perdido, puede haber un poco de
inflamación que pasa en unos pocos días.

Después de esto se deberá esperar un período de 3-6 meses en donde el implante está
pasando por el proceso de integración al hueso maxilar. Durante este tiempo se pueden poner
algunas prótesis temporales hasta que llegue el momento de hacer la restauración completa de
la pieza.

Fase de la Prótesis:
Cuando el cirujano evalúa que el proceso de oseointegración se ha completado puede iniciarse
esta segunda fase. En este momento se destapan los implantes y se colocan los postes que serán
el soporte para las coronas finales (que pueden incluso ser puentes o dentaduras totales). El
especialista en la restauración será el responsable de hacer las coronas finales.


El procedimiento completo, en los casos más sencillos, desde la evaluación inicial hasta la conclusión
del tratamiento, generalmente toma de 3 a 6 meses. El período puede alargarse dependiendo del
número de implantes que se realicen.

Fuente: www.guiaparaimplantedental.com