lunes, 26 de noviembre de 2012

Procedimiento por medio del cual se elimina la pulpa afectada de un diente, dañado o muerto y se sella el conducto.
Este procedimiento se realiza cuando la pieza dental esta afectada hasta la pulpa o esta muerto, con la finalidad de sellar el conducto.
Esta lesión puede ser reversible o irreversible cuando la única opción terapéutica es la extirpación total de la pulpa dental.