sábado, 24 de noviembre de 2012

El colágeno es una proteína fibrosa, componente estructural del tejido conjuntivo. Representa el 70% del peso de la dermis y el 25% de las proteínas de los mamíferos. El colágeno asegura la elasticidad, tonicidad y flexibilidad de la piel. Para su uso en productos cosméticos se suele utilizar el que procede de tejido animal. Las fibras de colágeno del tejido conectivo de la piel experimentan cambios con la edad y por una sobrexposición al sol contribuyen a la aparición de arrugas y de otros signos propios de la senilidad. Los fabricantes de cosmética han destacado el colágeno como un nuevo ingrediente importante, aunque los expertos coinciden en que no puede afectar al colágeno propio de la piel.